lunes, septiembre 26, 2005

LA ZORRA Y LOS PECES

Cuenta la leyenda que al crear Dios a los animales, le dio jurisdicción sobre todos ellos al Angel de la Muerte, pero que para que fuera efectiva, el ángel debía tirar al mar a un ejemplar de cada criatura.

El ángel comenzó a hacerlo, y al ver esto la zorra comenzó a llorar.
- ¿Por qué lloras?, preguntó el ángel.
- Lloro por mi compañero que tiraste al mar
- ¿Dónde está tu compañero?, volvió a preguntar el ángel.

La zorra se aproximó a la orilla, y al ver la imagen de ésta reflejada en el agua, el ángel pensó que esa era la que había tirado, y así la zorra pudo escapar.

Un año después Leviatán, el señor del mar, reunió a todos sus súbditos y vio que faltaba la zorra. Al pedir explicaciones, le contaron lo que había pasado y sintió una fuerte envidia por la astucia de la zorra. Mandó entonces a los peces a que la trajeran delante suyo.

Al encontrarla, los peces comenzaron a alabar su inmensa inteligencia hasta que la convencieron de acompañarlos al fondo del mar. Pronto la zorra se arrepintió, y trató de salvarse:
- Díganme la verdad - dijo - ¿para qué me trajeron?
- Nuestro amo, Leviatán, siente envidia de tu inteligencia y quiere arrancarte el corazón y devorarlo, para volverse tan sabio como tú.
- ¿Por qué no me lo dijisteis antes - respondió la zorra - hubiera traído mi corazón y Leviatán se los hubiera agradecido, pero ahora estáis en apuros.

Es una costumbre entre las zorras dejar su corazón en el lugar donde vivimos, vamos de acá para allá sin él y sólo lo tomamos cuando lo necesitamos. Aterrados de pensar en no poder cumplir con su misión, los peces llevaron de vuelta a la zorra a tierra firme para que buscara su corazón. Antes de escapar de ellos para siempre, la zorra les dijo:
- ¡Tontos!, ¿existe acaso en el mundo alguna criatura que pueda existir sin corazón?

Al ver esta escena, el Angel de la Muerte decidió desmentir a la zorra, y pidió a Dios que creara una criatura que pudiera vivir sin corazón.
- ¡Sea! - dijo Dios (que por algo era Dios) - crearé una criatura capaz de vivir sin corazón, pero también será capaz de arrancarse un pedazo del suyo para dárselo a quien lo perdió. Y sólo él podrá decidir cuál de esos caminos tomará.
Y creó al hombre.

Moraleja
(a falta de respuestas, siempre hay una moraleja !!):
Existen los Leviatanes que devoran los corazones ajenos.Están quienes pasan por la vida sin corazón. Y están quienes se arrancan un pedazo del suyo para dárselo a quienes lo perdieron.
Y la decisión - dijo Dios - les pertenece.

(Extraído del libro judío Midrash)

2 Comentarios:

Blogger La beba publico...

hey gusi gusi!!

muy nice... nunk lo habia leido...
otra manera de ver la vida! me encanta... te voy a poner entre mis inteligentudos!!!

bebysh

4:06 p. m.  
Anonymous Any publico...

besos amigo... saludos

12:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Regresar

    banner 150x150-2
Mi foto
Nombre: Gustavo er Cura
Ubicación: Madrid, Madrid, Spain
Greenpeace de Venezuela El Equipo bicampeon del Caribe xml image_mini

Powered by Blogger El Expreso Azul

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet  Bitacoras.com
imagen
Obten Thunderbird Suscribir con Bloglines directorioblogweb Bloguisferio.com

    Counter
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. mail